+502 2269 7700

Rechinamiento de dientes o Bruxismo

Especialistas en: Rehabilitación Oral, Implantes dentales, Odontología Estética, Ortodoncia, Ortopedia Maxilofacial, Periodoncia e Implantes dentales, y Endodoncia o tratamiento de canales.

Desmitificando la entidad.


Quién de nosotros no ha escuchado el término “rechinamiento de dientes”, ¿cuántos de nosotros apretamos o rechinamos los dientes?. ¿Será una enfermedad?, o tendrá razón la vecina y mi hijo ¿tiene lombrices?, pues bien intentaré de forma breve explicarle lo que actualmente pensamos del rechinamiento de dientes o bruxismo.

En primer lugar es importante que usted sepa la definición odontológica de ésta entidad:

“Bruxismo:

1: hábito parafuncional de rechinar los dientes.

2: hábito oral de rechinar, apretar o crujir los dientes de forma involuntaria, realizándose en forma rítmica o espasmódica y que difiere a los movimientos normales de la mandíbula en el ciclo de masticación, éste hábito conlleva al trauma oclusal (trauma, autolimitante o progresivo, que daña los tejidos de soporte, de una pieza dental”. (1)

Es importante que preste atención a:

(1) El bruxismo es involuntario,

(2) Los movimientos que se realizan no son parte del patrón masticatorio normal, y

(3) Causa trauma a los dientes.

El rechinamiento de dientes es catalogado hoy día como una entidad que aparece en una persona, independientemente de la edad, del sexo o del estado de salud. Es considerado como una de la funciones normalesy deseadas del órgano masticatorio humano (2), tal y como lo es: hablar, masticar, bostezar, reír, etc. Por lo tanto no debemos alarmarnos si ésta condición aparece en nosotros o en nuestros hijos pequeños o adolescentes. No es una enfermedad y ¡tampoco tenemos lombrices!

Tenemos que aceptar que hemos pasado de vivir en entornos y ciudades tranquilas y ordenadas, a entornos más confusos e inseguros, en dónde salimos desde muy temprano a trabajar y regresamos tarde a casa, lidiar con el tráfico es imposible, niños que duermen en un bus para llegar al colegio, inseguridad en las calles, noticias deprimentes, presiones del trabajo, presiones de una sociedad consumista, algún familiar cercano enfermo, universidad, divorcio, y un largo etcétera…

La vida diaria conlleva una carga significativa de estrés que repercute en nosotros. De forma consciente e inconsciente, llevamos con nosotros una pesada carga de problemas actuales y antiguos, propios y/o heredados y que no hemos querido o no hemos podido resolver. Es precisamente ahí dónde aparece nuestra boca y nuestros dientes, ya que por adaptación a nuestro nuevo entorno, el “órgano masticador humano” adoptó una nueva función que es, servir como una válvula de escape a esas presiones que nos afectan, el cuerpo humano se adapta y se defiende con el bruxismo o apretamiento de dientes. (2)

Pero, entonces ¿debemos de resolver o reprimir el bruxismo?

Se lo diré de ésta forma, ¿es usted consciente cuantas emociones expresamos por medio de nuestra boca? Sinceramente creo que no.

Por medio de la boca y el sistema gastro-intestinal en general, expresamos muchísimas emociones: reír, hacer muecas, gritar, silbar, sentimos mariposas en el estómago, al estar nerviosos nos duele el estómago, por lo tanto rechinar los dientes, es considerado hoy una función normal de nuestra boca y no se debe de reprimir ni intentar resolver.

¿Entonces qué debo de hacer?

Lo mismo que haces al ver nublado el cielo, y llevar tu paraguas contigo… ¡prepararte!.

Los odontólogos, en especial los ortodoncistas y los rehabilitadores orales, podemos preparar tu boca para recibir esa carga extra, la preparamos para servir como “válvula de escape”, podemos alinear y posicionar tus dientes para que:

(1) no sufran de trauma oclusal,

(2) no existan desgastes prematuros,

(3) no corran riesgo de una muerte pulpar y/o un tratamiento de canal innecesario,

(4) la articulación temporo-mandibular (ATM) no sufra cargas excesivas, evitando, por ejemplo, osteoartrosis de la ATM.

¿Qué terapias hacen los odontólogos para que a largo plazo, mi boca y mis dientes funcionen bien?

Las terapias se resumen en las en las 3 P’s:

(1) Profesional:

  • Ortodoncia: el objetivo es alinear y ordenar los dientes de tal forma que éstos funcionen más eficientemente tanto en la masticación como en el bruxismo. En Dentis Guatemala, la encargada de la Ortodoncia y Ortopedia Maxilar es la Dra. Virginia Figueroa, correo electrónico: ortodoncia@dentistasdeguatemala.com
  • Protectores dentales o guardas oclusales: los cuales se usan antes y/o después de alinear correctamente los dientes y se usan en períodos activos de bruxismo. Se hacen a medida de cada paciente, en instrumentos llamados articuladores, los cuales se programan para cada paciente, y que sirven de simuladores del entorno oral de cada paciente, es decir individualizamos los casos, porque estamos conscientes de que tú y tú boca son unicos en el mundo. Los protectores dentales, deberán ser realizados en un material extremadamente rígido para que duren entre 2 y 4 años y deberán ser realizados para cada paciente por un profesional en Disfunción Cráneo-Maxilar, en éste caso el Dr. Diego Estrada Fión, correo electrónico: estetica@dentistasdeguatemala.com

(2) Personal:

  • El paciente deberá sólo o con ayuda, buscar y encontrar las situaciones que están causando las situaciones de estrés, para que de forma consciente pueda manejarlas, asimilarlas y resolverlas. En la mayoría de casos recomendamos que consulten con un profesional de la psicología o psiquiatría.

(3) Pastillas:

  • No recomendamos esta opción, aunque si la utilizamos en casos en dónde existe un dolor muscular exacerbado, por lo tanto, lo usamos sólo durante pocos días.

Verdades acerca del bruxismo:

  1. Es normal en niños de edad pre-escolar, el bruxismo promueve el desarrollo correcto de la Articulación Temporo-Mandibular.
  2. El niño no debe de tener sensibilidad con ningún tipo de alimentos, como consecuencia del bruxismo.
  3. El bruxismo, no está relacionado directamente con parásitos intestinales.
  4. El bruxismo puede aparecer y desaparecer de forma repentina, depende mucho del factor emocional y personalidad de la persona.
  5. El tener los dientes torcidos, no condiciona a un paciente a tener bruxismo. Pero si un paciente con bruxismo tiene los dientes torcidos, éstos dientes son más propensos a fracturas de corona y/o raíz e inclusive a muertes pulpares (nervio).
  6. El bruxismo puede desencadenar una Disfunción Cráneo-Maxilar, sobre todo en los músculos propios del órgano masticador.
  7. El bruxismo puede desencadenar sintomatología parecida a un problema de auditivo.
  8. Un odontólogo no puede, ni debe suprimir el bruxismo, el profesional tratante deberá centrarse en controlarlo.
  9. Existe alguna evidencia que nos indica que el bruxismo podría tener un componente heriditario, aunque no se sabe la forma exacta de transmisión, así que lo más probable es que sea una conducta aprendida. Por ejemplo si uno de los padres es procrastrinador (tendencia a diferir o aplazar decisiones) y esto le provoca bruxismo, probablemente el hijo aprenda la misma conducta que le llevará de igual forma al bruxismo. (3)

Bibliografía:

(1) The glossary of Prosthondontic terms. The Journal of Prosthetic Dentistry

(2) Slavicek, Rudolf. (2006). Capítulo 3 Funciones. En El órgano masticador (pp. 219-303). Klosterneuburg, Austria: GAMMA Medizinisch-wissenschaftlicheFortbildungs-GmbH.

(3) Lobbezoo F, et al. (2014). ‘Ooktandenknarsen is erfelijk’. ACTA Quality Practice, Netherlands.